viernes 12 de julio de 2024 - Edición Nº2853
Critica Sur » Malvinas » 11 sep 2023

POLÍTICA

Mondino ya se muestra como canciller de Milei y reveló qué piensan sobre las Malvinas

La candidata a diputada visitó importantes embajadas para clarificar la política exterior de un eventual gobierno de La Libertad Avanza, días antes de emitir declaraciones a un medio británico sobre las gestiones por la soberanía de las Islas Malvinas. La consternación del Servicio Exterior


El resultado de las elecciones de agosto hizo que todos los referentes de La Libertad Avanza que tenían prometido un cargo específico en un eventual gobierno de Javier Milei debieran precipitar sus gestiones para generar vínculos y, asimismo, difundir las principales premisas del programa liberal-libertario.

Dos ejemplos puntuales surgieron en la última semana. En primer lugar, dos de los principales integrantes del equipo económico de Milei y financistas Juan Nápoli y Darío Epstein viajaron a Nueva York para reunirse con banqueros y comunicar las bases del programa económico y conseguir adhesiones del establishment financiero estadounidense.

Este no habría contado con un gran visto bueno. Entre las principales razones se encuentra que las condiciones en las que podrían recibir las riendas del país el 10 de diciembre todavía son un misterio: tanto por las condiciones de reservas, el tipo de cambio oficial y el grado de espiralización inflacionaria, entre otros factores.

Esa incertidumbre se trasladó al mismo equipo económico, que al emitir declaraciones públicas suelen diferir en los modos, los tiempos y las formas en las que aplicarían las primeras medidas económicas y la sostenibilidad del programa de dolarización de la economía.

Javier Milei, Darío Epstein, Diana Mondino y Sandra Pettovello, en el Latam Economic Forum.

El mismo Milei aseguró el miércoles durante una exposición en el Latam Economic Forum que "el balance [para dolarizar] está en torno a los u$s 35.000 millones", una cifra por demás diferente a los u$s 90.000 millones que estima la economista de su círculo Diana Mondino.

Justamente esta última es quien ya se presenta como la canciller del eventual gobierno de La Libertad Avanza, con vistas a generar los primeros lazos con importantes actores de poder en el ámbito tanto local como exterior.

Particularmente en la última semana, Mondino mantuvo importantes reuniones en la Embajada de Estados Unidos y la de Reino Unido, siendo una de las decenas de cumbres a las que concurrió últimamente, con el objetivo de comenzar a entablar vínculos de cara a lo que sería una asunción en la Cancillería

La posición de Mondino y Milei sobre las Malvinas y los isleños

En relación a esa temática, este domingo se conoció un artículo en el medio británico The Telegraph, que contó con declaraciones de la eventual canciller vinculada a la política en torno a las Islas MalvinasAllí aludió a que, primero, Argentina debe aspirar a convertirse en un "país normal" y reducir su inflación "si quiere que las Malvinas busquen una relación más estrecha con el continente".

Además, remarcó que "los derechos de los isleños serán respetados" y "no se les puede faltar el respeto".

"El concepto de que se puede imponer a la gente lo que se puede hacer o lo que se debe hacer es muy feudal e ingenuo", afirmó, para luego finalizar refiriéndose sobre ese tema al preguntarse: "¿Por qué alguien querría ser parte de una sociedad? Necesitamos convertirnos en un país normal".

Según recuerda el mismo medio, Milei ha sugerido en el pasado que Argentina debería adoptar un enfoque diplomático al estilo de Hong Kong sobre las Islas Malvinas, con una transferencia gradual de soberanía de Gran Bretaña.

Diferencias y coincidencias sobre la política exterior libertaria

La canciller elegida por Milei mantiene una posición más tenue que su jefe político. Suscribe al apoyo por una política exterior sustentada en la vinculación con países de Occidente, pero remarca que "antes de tomar una decisión, consultaremos con los embajadores argentinos en esa plaza".

En contraposición, el presidenciable libertario advierte que no negociará con países "comunistas", algunos de los cuales Argentina mantiene una férrea relación comercial como Brasil o China. Mondino ha relativizado esas declaraciones en privado, tildándolo jocosamente como "bocón".

En el Servicio Exterior hay cierta consternación por la elevada posibilidad de Javier Milei de asumir como Presidente y, en particular, el viraje que este planea para la política de esa área. "Es disparatado lo que este señor plantea", señaló una fuente.

Justifica que "Argentina tiene una política de neutralidad activa que está fundada en un principio del derecho internacional: la no intromisión en los asuntos internos de otro Estado. Por eso se es muy cuidadoso en todo el mundo -y no solo en la Argentina- de hablar u opinar de política interna de otros Estados y sus dirigentes, para que eso no se vea como una injerencia".

Consultado sobre el alineamiento expreso que Milei dijo que tendrá con Estados Unidos e Israel, remarcó que esto es visto como "demodé". "Con todos se intenta tener una relación constructiva. Lo contrario es pensar con el chip de la guerra fría, y el mundo no es unipolar ni bipolar ya", concluye.

Cómo sería la política exterior de Javier Milei

En materia de relaciones exteriores, el plan de gobierno que el economista libertario reveló semanas atrás propone dos principios fundamentales que, por lo visto, regirán su política y el vínculo con otros Estados:

 

  1. La defensa irrestricta de todas las democracias liberales del mundo
  2. La promoción del comercio libre entre naciones para promover el bienestar general y particular de los argentinos.

 

Este último punto es sobre el cual Milei se ciñe para justificar -según ha expresado- en que la reducción de los vínculos bilaterales con países como Brasil y China no afectarían al comercio de los privados.

Así, para promover estos objetivos promueven: 1) la reorganización de la Cancillería con vistas a promover el comercio de Argentina con el comercio con el mundo, 2) la alineación en materia de relaciones exteriores con todas las causas democráticas del mundo, 3) la depuración de todo el personal de Cancillería puesto a dedo por las distintas administraciones para promover al personal de carrera, 4) desalentar el uso de embajadas como destinos de ocio para políticos y 5) reducir el gasto superfluo, el número de unidades administrativas y redistribuir la planta de personal no diplomático.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS