domingo 14 de abril de 2024 - Edición Nº2764
Critica Sur » Provincia » 23 may 2023

medioambiente

Realizaron manifestación pacífica en el Estrecho de Magallanes en contra de la salmonicultura

La comunidad Kawésqar realizó una manifestación pacífica en contra de las salmoneras que actualmente tienen concesiones en el territorio de la Reserva Nacional Kawésqar. De la acción participaron distintas organizaciones invitadas por las comunidades de los pueblos originarios. Una de ellas, la Fundación Por El Mar que promueve una alianza global en contra de la salmonicultura.


“Territorio Kawésqar sin salmoneras”, dice la bandera, extendida el viernes 12 de mayo en Punta Arenas, en el vecino país Chile, sobre el Estrecho de Magallanes. El pueblo Kawésqar envía un mensaje claro, en un lugar emblemático, reclamando por su cultura y por la protección de la naturaleza, ante el enorme impacto que genera la salmonicultura en la zona. La acción fue organizada por la comunidad Kawésqar “Grupos Familiares Nómades del Mar”, donde participó también la comunidad Kawésqar ATAP y la comunidad Kawésqar residentes en Río Primero.

El mar es, precisamente, el alma de la cultura kawésqar, y así lo refleja el documental “Corazón salado”, que se estrenó el sábado 13 reuniendo ese día a más de 300 personas en el Centro Cultural de Punta Arenas. El film -de Daniel Casado y Patagonia Films- retrata las tradiciones de una comunidad esencialmente vinculada con el agua, mediante el relato de Ramón Navarro, un surfista y activista ambiental, quien se reúne y cuenta la historia de Leticia Caro y su padre, y su actividad, la pesca artesanal, la cual se ve amenazada por la llegada de la industria salmonera.

La familia Caro pertenece a la comunidad kawésqar de Puerto Natales y su conexión con el mar la llevan en la sangre. Sin embargo, desde la instalación de la industria de la salmonicultura en la Patagonia chilena, ese vínculo se ha ido modificando y su vida como pescadores, retrocediendo.

Por este motivo, el pueblo kawésqar reclama que su territorio se convierta en un Parque Nacional, lo que les permitiría brindar una protección efectiva -y necesaria- no sólo sobre la tierra y la costa, sino también en el área marina, para frenar y expulsar las concesiones salmoneras que están dañando el ecosistema, fuente de alimentación, trabajo y tradición.

David López Katz, de la Fundación Por El Mar y participante de la acción, cuenta que “el vínculo con la gente de Chile, comenzó cuando la industria quiso desembarcar en Tierra del Fuego Argentina en el 2018. Ellos nos ayudaron a entender a qué nos enfrentábamos, nos apoyaron y vinieron varias veces para acompañarnos en la lucha. Convivimos en un mismo territorio, región, y si queremos cuidarla debemos maternos unidos”, reflexiona López Katz.

Desde la Fundación Por El Mar se coordina el trabajo de una Alianza Global contra la Salmonicultura, que nuclea a más de 60 organizaciones, grupos civiles y activistas de 14 países con la visión unificada de un océano sin salmonicultura. Esta alianza se conformó como resultado de la sanción de la Ley Provincial N° 1.355, mediante la cual se reguló la industria salmonera en Tierra del Fuego, prohibiendo su instalación en las aguas provinciales; preservando así el Canal Beagle, su ecosistema y las fuentes de empleo relacionadas al turismo y la gastronomía locales.

Unidos para la eliminación de los “feedlots” de salmón en el océano, desde la alianza se busca impulsar y apoyar acciones locales a través de financiamiento de campañas, asesoramiento sobre comunicación y estrategias y apoyo internacional para que sean difundidas en el resto del mundo.

Cecilia D hers, Directora de la Alianza Global explica: “Es importante que se entienda la salmonicultura como una problemática global y no como un hecho aislado en ciertos países. Por eso nos esforzamos cada día para apoyarnos entre los miembros de la Alianza Global y el trabajo que cada uno realiza en su territorio. El año pasado, por ejemplo, participamos de una kayakeada en la Bahía de Ushuaia para celebrar el primer año de la sanción de la Ley provincial N ° 1.355, aprovechando la oportunidad para apoyar a las organizaciones chilenas en el pedido al Presidente Boric de que ponga fin a las licencias de salmonicultura en áreas protegidas, y que no permita su relocalización”.

Cecilia aporta: “Vemos que en el mundo algunos gobiernos están tomando medidas para limitar la actividad de la industria salmonera en el océano: no renovar licencias en determinados lugares, aumentar los impuestos que debe pagar la industria, armar planes a futuro para la transición de la industria del agua a la tierra. Como parte de la alianza más importante de organizaciones que trabajan a nivel mundial por el fin de la salmonicultura, apoyamos a las organizaciones y comunidades chilenas en sus acciones y peticiones y le solicitamos al gobierno de Chile que escuche el pedido de la comunidad Kawesqar”.

En Tierra del Fuego Argentina, la salmonicultura fue regulada a través de la sanción de la Ley provincial N° 1355 - aún no reglamentada -. La Ley, impulsada por Pablo Villegas y Mónica Urquiza, fue sancionada el 30 de junio del 2021 posicionando a nuestro país como pionero en la lucha contra una actividad contaminante y destructiva, en un mundo que necesita de forma urgente nuevas visiones de desarrollo y tecnologías aplicadas la producción en vez de industrias extractivas sin proyección a largo plazo de los pasivos ambientales y sociales que los modelos actuales nos están dejando.

 

En cambio, la situación del país hermano respecto a esta industria es más compleja, y así lo describe David López Katz: “Es como un gigante que destruye todo a su paso. Observar esa realidad, nos permitió, en Tierra del Fuego, decidir qué camino queríamos tomar como provincia. Hoy nuestra situación es muy distinta a la de Chile, donde se puede observar el impacto sociocultural que tuvo sobre la comunidad bajo el falso slogan del desarrollo. Es destacable el compromiso de todos aquellos que son capaces de enfrentarse a un Goliat como lo son las salmoneras en Chile”.

 

Actualmente en la Reserva Nacional Kawésqar funcionan 68 concesiones de cultivo intensivo de salmón en el mar, y hay en trámite otras 57 concesiones. En el 2022, se ingresó la solicitud de recategorización de la Reserva a Parque Nacional, con el objetivo de mejorar la conservación del área protegida. "Hicimos ver en su momento que limitar el Parque Nacional a la parte terrestre, dejando en un menor grado de protección y vulnerabilidad al territorio marítimo, se contrapone a nuestra cosmovisión y territorios de vida. El mar y la tierra conforman el territorio ancestral del pueblo Kawésqar, o “Kawesqar Waes”, enfatizó Leticia Caro, miembro de “Grupos Familiares Nómades del Mar”.

 

Para poder evitar que la industria salmonera siga avanzando sobre la cultura y la economía del pueblo kawésqar, ninguna acción es poca, además de la manifestación pacífica del pasado fin de semana, se están juntando firmas a través de la petición donde se solicita al gobierno de Boric la recategorización de Reserva a Parque Nacional Kawésqar para todo aquel que quiera ayudar a la comunidad chilena.

 

Este es el link desde donde se puede firmar la petición: https://p2a.co/86K8THk?fbclid=IwAR0BNiH9v6LS8kT4gBuWqeIveeCzBFtLtpEgz-ONAbJWM9wFkYT5RwGHhX4

 

Fuente: Agencia Ambiente.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS