viernes 03 de diciembre de 2021 - Edición Nº1901
Critica Sur » Provincia » 9 sep 2021

ciencia

El cielo fueguino es el más lindo (y existe una explicación científica)

En Tierra del Fuego los crepúsculos son antológicos y suelen llamar la atención de visitantes y residentes. ¿Qué los distingue de los crepúsculos de otras latitudes? La respuesta nos la brinda el Licenciado José Luis Hormaechea, de la Estación Astronómica Río Grande, en una publicación de la revista La Lupa.


Por:
Redacción Crítica Sur

A través de sus redes sociales, el Centro Austral de Invetigaciones Científicas (CADIC) y la revista de divulgación científica La Lupa compartieron una explicación del licenciado José Luis Hormaechea, de la Estación Astronómica Río Grande, sobre la belleza de los crepúsculos en Tierra del Fuego.

Bajo el título "El crepúsculo bajo la lupa", Hormaechea explica que "los crepúsculos, tanto matutinos como vespertinos, nos deparan los momentos más bellos del día. La luz del Sol, enrojecida, confiere al paisaje un aspecto singular. El cielo azul y los rojizos atardeceres son manifestaciones de un mismo fenómeno: la dispersión de la luz".

"Durante el día, con el Sol alto en el cielo, la atmósfera es muy efectiva dispersando la componente azul de la luz, y esta se impone sobre los restantes colores. Cuando el Sol está muy bajo sobre el horizonte o aún debajo de él, la luz proveniente del astro rey debe atravesar un mayor espesor de atmósfera para llegar a nuestros ojos. Así, la luz azul, fuertemente dispersada, se atenúa hasta casi la extinción y la componente roja pasa a ser preponderante", explica.

Y plantea: "En Tierra del Fuego los crepúsculos son antológicos y suelen llamar la atención de visitantes y residentes. ¿Qué los distingue de los crepúsculos de otras latitudes?"

"Más allá del entorno, desde el punto de vista de la luz no hay diferencias. La clave es su duración. Técnicamente se denomina crepúsculo civil al intervalo de tiempo en el que el Sol se halla entre los 0 grados de altura, o sea en el horizonte, y hasta 6 grados debajo de él. El ángulo con que el Sol emerge o se oculta en el horizonte depende de la latitud. A mayor la latitud, mayor es el ángulo respecto a la vertical. Y a mayor ángulo, más tiempo emplea en recorrer los 6 grados de altura. Los crepúsculos fueguinos duran, por ejemplo, un 50% más que los pampeanos. Ese momento mágico de luz y paisaje perdura más en Tierra del Fuego. He ahí el secreto", señala el profesional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS