jueves 24 de septiembre de 2020 - Edición Nº1466
Critica Sur » Malvinas » 3 sep 2020

La situación en las Islas

Malvinas: avanza la exhumación de una tumba colectiva en el cementerio de Darwin

El Gobierno está a punto de cerrar un acuerdo con Reino Unido para identificar los restos de argentinos que murieron en la guerra y están enterrados en fosas comunes.


La dureza del Gobierno nacional en torno al reclamo por Malvinas mantiene algunos canales de buena comunicación. Uno de ellos es el que hace al reconocimiento de tumbas en el Cementerio de Darwin que permanecían sin nombre y apellido desde la guerra por las Malvinas, y que fueron objeto del histórico proceso de identificación que se solicitó en 2012 y se inició en 2017. Es el canal "humanitario".

En las próximas horas se espera que el canciller Felipe Solá y el embajador británico en Argentina, Mark Kent, intercambien notas diplomáticas para acordar la exhumación de una de las tumbas colectivas que no habían sido incorporadas en el acuerdo argentino-británico de 2016 para darle mandato al Comité Internacional de la Cruz Roja para que identificara los restos de 122 argentinos que finalmente se encontraron en 121 fosas exhumadas.

Con el aporte de ADN de casi todos las familias de los combatientes se identificaron restos de 115 personas, aproximadamente. Pero como se dijo, en aquel acuerdo no se incluyeron las dos tumbas colectivas, una de las cuales arrojaba más certezas de que sus restos no correspondían a la lápida con la que se la identificaba: la "C 1 10".

El secretario de Malvinas e Islas del Atlántico Sur, Daniel Filmus, le dijo a Clarín este jueves que lo que se hará es "la continuidad de una política de Estado que se tiene desde 2012. Es un compromiso con los familiares para identificar a los caídos en Malvinas que comenzó con el compromiso de Cristina (Kirchner), en el que hicimos todo el proceso con la Cruz Roja para recoger todos los ADN (de los familiares), que continuó con el gobierno de Macri y como todavía quedan elementos pendientes estamos trabajando en coordinación con el Reino Unido para completar este proceso".

Kent señaló a este diario: “Esperamos que la nueva etapa del Plan Proyecto Humanitario ayude a que las familias que perdieron un ser querido en el conflicto puedan cerrar su duelo".  Y agregó: “Tal como ocurrió durante la primera etapa, dejamos nuestras diferencias de lado porque entendemos que las cuestiones humanitarias representan una prioridad por sobre cualquier cuestión política.”

La historia de la tumba "C 1 10" tiene pliegues no contados. Lo cierto es que desde los rigurosos entierros que hizo el capitán británico Geoffrey Cardozo al final de la guerra esa tumba figuró con una lápida que contenía el nombre del alférez de la Gendarmería Julio Ricardo Sánchez y de otros tres efectivos que perdieron la vida en la guerra de 1982 (murieron en total 649 argentinos y 255 británicos).

Pero hace 20 años, con la renovación del cementerio que hicieron desde Argentina, los familiares colocaron una placa colectiva en la que se leían los nombres de Sánchez más el de los soldados de la Fuerza Aérea, Mario Ramón Luna, Luis Guillermo Sevilla y Héctor Walter Aguirre.

Sin embargo, Luna, Sevilla y Aguirre aparecieron en otras fosas colectivas durante el proceso de identificación que realizó el Comité Internacional de la Cruz Roja tras el acuerdo de 2016 con Gran Bretaña. Ahora hay acuerdo de las familias para abrir la fosa donde inicialmente estuvo sólo identificado Sánchez, quien era parte del selecto Escuadrón Alacrán de la Gendarmería Nacional que en una misión especial sobre las islas, fue alcanzado por un misil británico el 29 de mayo de 1982.

Otra de las tumbas colectivas que generan dudas es la "B 4 16", donde inicialmente había dos restos no identificados. Desde 2004 existe una lápida con los nombres de Rodolfo de la Colina, Juan José Falconier, Francisco Luna, Marcelo Lotufo, Guido Marizza. Pero evidentemente no hubo acuerdo para avanzar sobre la identificación de la misma.

Hacia 2016 la agenda del llamado Plan Proyecto Humanitario la llevaba el entonces secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Ahora quedó en manos de Filmus, quien a su vez depende del canciller Felipe Solá. Y por la parte británica la lleva el embajador Kent, que a su vez también tiene un cambio administrativo en su órbita laboral.

El gobierno británico anunció el miércoles un nuevo ministerio, el de Asuntos Exteriores, Mancomunidad y Desarrollo del Reino Unido, que nace de la fusión del Ministerio de Asuntos Exteriores (Foreign Office) y del Ministerio de Desarrollo Internacional (DFID).

(Clarín)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS