martes 18 de junio de 2019 - Edición Nº1002
Critica Sur » Sociedad » 3 jul 2017

salud

Vacunas: pediatra fueguino invitó a la diputada Urroz a subirse al Tren de Fundación Alma

Alejandro Ciovini se refirió al polémico proyecto de una diputada que propone terminar con la obligatoriedad de las vacunas. “Si uno puede decir algo bueno en materia de salud pública en Argentina es la vacunación”, afirmó e invitó a la diputada a subirse al hospital ambulatorio de Fundación Alma que recorre el país donde "vea qué posibilidades tiene cada chico de tener una consulta con un médico que le haga firmar un consentimiento para poder prevenir que se muera de tuberculosis”.


La semana pasada en nuestro país se volvió a discutir el valor de la vacunación al trascender que la diputada Paula Urroz (PRO) había presentado un proyecto de ley para solicitar consentimiento informado en materia de vacunación. No es muy relevante discutir en detalle este proyecto, que demuestra que la diputada cree, equivocadamente, que hay algún tipo de controversia alrededor de la vacunación, y que solicita que se informen los efectos adversos cuando, en realidad, esto es algo que se realiza rutinariamente ya que siempre se registran los ESAVI (Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación e Inmunización). Una buena noticia, dentro de todo, es que esta diputada no consiguió ningún aval antes de presentar su proyecto de ley y que, al tomar estado público, aun los mismos diputados de su bloque aclararon que esa propuesta no cuenta con su apoyo.

Las comunidades científicas del país salieron al cruce y se expresaron tanto la Sociedad Argentina de Pediatría como la Sociedad Argentina de Infectología que rechazaron los argumentos de la diputada. Sin embargo y a pesar de que no exista ninguna posibilidad de que la iniciativa prospere, para los médicos “el mal ya fue hecho” entendiendo que el tema recorre las redes sociales donde se multiplica y resulta “contraproducente”

Así lo  explicó el pediatra Alejandro Ciovini consultado por el programa Tarde pero Seguro (Fm del Pueblo), quien remarcó que “desde 1920 en adelante, uno de los grandes avances de la medicina a nivel de frenar las causas de mortalidad mundial fueron las vacunas”.

Ciovini, quien hace cuatro años recorre el país a bordo del tren de Fundación Alma, una organización que lleva un hospital ambulatorio a lugares muchas veces inaccesibles de la Argentina, invitó a la diputada Paula Urroz quien pensó en proponer un “consentimiento informado” para la vacunación, a subirse al tren y conocer la realidad de los niños argentinos.

“Yo invitaría a la Legisladora a subirse un día al tren de la Fundación Alma en el que viajamos, por ejemplo que vaya a Tucumán y vea qué posibilidades tiene cada chico de tener una consulta con un médico para que ese médico le haga una indicación escrita y firmar un consentimiento para poder prevenir que se muera de tuberculosis. Realmente es un sinsentido que creo que salió de alguien que no puede profundizar en el tema, o no entiende el origen de esto”, afirmó el médico.

Para el pediatra el proyecto no es peligroso porque pueda llegar a ser aprobado, sino porque refuerza algunos mitos en relación con la vacunación. “Estas cosas a través de las redes sociales y demás se multiplican y es realmente contraproducente y el mal ya fue hecho por más que ahora se rechace”, expresó.

 

Ciovini asegura que “una propuesta como esta, de llevarse a la realidad, lo que haría es retrasar el avance de la ciencia muchos años”.

Y destacó que “uno no puede desconocer que una vacuna es un medicamento, lo fabrican laboratorios que fabrican medicamentos, tienen componentes que son asumibles como una droga, y como cualquier otro medicamento puede tener algún efecto adverso. Bastaría con que cualquiera tomara el prospecto del paracetamol o el ibuprofeno, para entender que hay un listado enorme de cosas que pudieran pasar”.

Aún así, explicó que “cuando uno habla de vacunación nunca habla de un nivel individual, porque la vacuna tiene de alguna manera un efecto individual y un efecto general sobre la sociedad porque aquel que por alguna causa no es vacunado y es portador de alguna bacteria o virus que se contagie a todo el resto de la sociedad, afecta a todo el mundo”.

Sin pensar mucho, indicó que como ejemplo basta el hecho de que “hay una gran cantidad de gente con un montón de enfermedades crónicas que no pueden vacunarse porque les bajan las defensas, esas personas estas predispuestas a pescarse todas esas enfermedades si todo su alrededor decidiera voluntariamente no vacunarse”.

El pediatra señaló además que “para un gobierno las políticas sanitarias tiene que tender a pensar en la comunidad y por eso este carácter de obligatorio”. Y agregó: “Se me ocurre comparar esto con pensar en que la escuela no sea obligatoria porque el chico puede sufrir bullying, entonces que vaya a la escuela el que quiere”.

Si uno puede decir algo bueno en materia de salud pública en Argentina es la vacunación y el nivel de cobertura de vacunación que tenemos en el país, gracias a que por ejemplo se ha implementado hace mucho tiempo la ausencia de una receta para irte a vacunar, va la mamá y al lugar donde llega se lo vacuna, esto fue un avance importante para lograr esa cobertura que tendría que aspirar al 100% de la población”, argumentó.

Por último dijo que “la vacunación es una de las pocas cosas donde podemos estar orgullosos en cuanto a la cantidad de vacunas que tenemos, la cobertura y el esfuerzo que se pone en todo el país en desarrollar el tema de la vacunación”.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS