jueves 02 de abril de 2020 - Edición Nº1291
Critica Sur » Turismo » 11 abr 2017

Tres propuestas para disfrutar de la Semana Santa en la isla

Paseos por el Canal Beagle, una escapada a Puerto Almanza para disfrutar del paisaje y su gastronomía, y un rápido viaje a Chile –dentro de la isla- para conocer el Parque Pingüino Rey, son parte de las atracciones que ofrece la región para disfrutar entre el jueves 13 y el domingo 16. Aquí, una guía de opciones para que elijas la tuya.


Más allá de toda tradición y creencia, los feriados de Semana Santa se prestan para hacer un corte en la rutina, en especial dada la tendencia al acortamiento de las vacaciones de verano. Para de algún modo atajar la ansiedad por la llegada del receso escolar de julio, el fin de semana largo que arranca el jueves 13 de abril y finaliza el domingo 16 de abril es perfecto. No sólo para los que buscan celebraciones religiosas cristianas –la agenda, en este sentido, ofrece muchas opciones– sino también para quienes profesan la religión judía.

Faltan pocos días, pero no hay tiempo que perder. Te contamos tres opciones para que disfrutes dentro de la isla durante los días que se avecinan.

Puerto Almanza

Puerto Almanza se ubica en la zona aledaña a la desembocadura del río Almanza, en la bahía Almirante Brown sobre las costas del Canal Beagle. Este hermoso lugar en el fin del mundo es el punto de partida de la ruta de la centolla, la propuesta gastronómica de Tierra del Fuego.

Esta localidad Comprende la zona entre Punta Almanza y Puerto Almanza, sobre la ruta complementaria “K” a unos 75 km de Ushuaia. A lo lejos, cruzando el canal Beagle, se puede divisar la localidad de Puerto Williams en la isla Navarino, Chile.

Localizada a poca distancia de la conocida Estancia Harberton, Puerto Almanza cuenta con un ancladero que sirve de refugio de naves de pesca y turismo, un destacamento de la Prefectura Naval Argentina, casas particulares, plantas de proceso, emprendimientos productivos y algunas huertas.

Parte de la población, conformada por pescadores artesanales dedica a extraer centollas, centollones, mejillones, cholgas y otros moluscos. También se llevan adelante emprendimientos ictícolas dedicados a la cría de truchas en estanques artificiales y a la siembra de Mejillones y erizos de mar.

Se puede conocer la planta de proceso y criadero de truchas Australmar Almanza y los restaurantes La Sirena y el Capitán, La Oveja Verde y La Mesita de Almanza cada uno con especialidades exclusivas y combinaciones de delicias locales.

Luego de cruzar el Rio Almanza el camino se convierte en la ruta provincial 30 que nos lleva hacia Monte Árbol y Punta Paraná donde es posible conocer emprendimientos como la Chacra Ruca Kelleñ o realizar una excelente caminata hacia la Cascada del Duende en La Providencia.

Es posible conocer Puerto Almanza y realizar una interesante excursion que combina las actividades al aire libre con los más exclusivos placeres gastronómicos.

Un paseo embarcado por el Canal Beagle

En Ushuaia, la navegación por el canal Beagle –en catamarán o en embarcaciones más pequeñas– es de los paseos clásicos, sea invierno o verano, que ofrecen un panorama de la ciudad y de la región, y también te zambullen en la historia local, como las exposiciones que ofrecen los museos del centro.

Historias de navegantes y exploradores: el canal Beagle debe su nombre, por ejemplo, a la embarcación HMS Beagle que en su segundo viaje de exploración –y bajo el mando de Fitz Roy– trasladaba también el naturalista Charles Darwin.

La excursión a través del canal, de 180 kilómetros de largo, es un clásico de la ciudad. A bordo del catamarán, una embarcación con catering y que permite una mejor aproximación a cada punto de interés. La guía comienza a contar la historia del lugar. Relata que, hasta los 70, en la zona había siete mil habitantes y cuenta cómo eran las costumbres de los originarios pobladores yámanas. Muestra con el dedo índice el final de la cordillera y las islas Navarino y Hoste, del lado chileno.

Mientras saca mapas y habla de las excursiones que salen desde acá a la Antártida, la mirada se pierde en la ventanilla de la embarcación. Pasa un cormorán, después una gaviota, más tarde será una colonia de lobos marinos de uno y dos pelos y, claro, el “mal llamado faro del fin del mundo”, en palabras de la guía. “Julio Verne no se inspiró en este faro para escribir su libro. Este se llama Faro Les Eclaireurs, del año 20”, ilustra.

Algunas opciones para visitar la Isla de Lobos Marinos, Isla de los Pájaros, Faro Les Eclaireurs + Caminata en Islas Bridges (Condicional al clima y Opcional)

Catamaranes Canoero: diariamente 9:30 y 15:30 hs.- Duración: 2h 30 - Tarifa: $1000.-

Catamaranes Rumbo Sur: diariamente 9:30, 17 hs (con caminata) y 15:30 hs. (sin caminata).- Duración: 3h - Tarifa: $ 1000.-

Catamaranes Tolkeyén: diariamente 9:30 y 12 hs. (con caminata) y 15:30 hs. (sin caminata) Duración 2h 30 - Tarifa: $1000.-

Patagonia Adventure Explorer (capacidad para 25 personas): diariamente 9:30, 10, 15 y 15:30 Hs. Duración: 4h - Tarifa: $ 1100.- Incluye cafetería y caminata.

El Che Turismo Alternativo (capacidad para 10 personas): Diariamente de 10 y 15 hs.- Duración: 4 hs - Tarifa: $1200. Incluye cafetería, degustacion de cerveza artesanal y caminata.

Un paraíso de pingüinos Rey a solo cuatro horas de Río Grande

Poco más de 300 kilómetros (casi cuatro horas de viaje) hay desde el centro de Río Grande hasta el Parque Pingüino Rey, ubicado en el sector de Bahía Inútil, Km. 14 de la ruta Y-85 en el sector chileno de la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Unas 41 parejas de la raza Aptenodytes Patagonicus se contabilizaron el año pasado año en las dependencias del recinto, las que se alimentan de pequeños róbalos, pejerreyes y calamares que abastece el Estrecho de Magallanes

15 de las 18 especies que pingüinos están en el área subantártica, aunque todo el mundo cree que estas aves no voladoras viven en el continente blanco

En la desembocadura del río Marazzi, cuenca hidrográfica que desagua en la Bahía Inútil, sector poniente de la Isla Grande de Tierra del Fuego, se encuentra el Parque Pingüino Rey, espacio fundado hace muy pocos años y que está destinado a la conservación tanto de las 41 parejas de la raza Aptenodytes Patagonicus que actualmente habitan allí como de otras especies que arriben a dicho lugar.

La colonia de aves se instaló hace nueve años a los terrenos de la Estancia San Clemente y su permanencia en dicho sector se ha visto prolongada debido al abundante alimento que las abastece y que se encuentra en las aguas del estrecho de Magallanes, donde pequeños róbalos, pejerreyes y calamares forman parte de la dieta alimenticia de este género subantártico, lo cual ha favorecido que el grupo no haya migrado en los últimos cinco años.

Para llegar, al cruzar el Paso Fronterizo se debe seguir la Ruta Y-79 hacia el Cruce de Onaissin, luego tomar a la izquierda la ruta Y-85 hacia Cameron y recorrer 14,5 km. La entrada es de martes a domingo y tiene un costo de 12.000 pesos chilenos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS