domingo 26 de enero de 2020 - Edición Nº1224
Critica Sur » Provincia » 13 ene 2020

ECONOMÍA

En 2019, Tierra del Fuego se ubicó entre las provincias que menos coparticipación perdieron

La única provincia que en 2019 ganó en el reparto de la coparticipación fue Buenos Aires; registró un incremento interanual de 9,6%. Del resto de las provincias, las que menos perdieron fueron La Pampa ($27.896 millones) y Tierra del Fuego ($ 18.247 millones). En comparación con 2018, fueron 1,1% y 3,8% menos, respectivamente.


Por:
La Nación

La única provincia que en 2019 ganó en el reparto de la coparticipación fue Buenos Aires; registró un incremento interanual de 9,6%. El resto de las jurisdicciones recibieron entre uno y siete por ciento menos de recursos que en 2018. La ciudad de Buenos Aires -a la que, según se anticipó la semana pasada, el gobierno nacional le bajará un punto de su participación- recibió un 19,6% menos.

Los datos se desprenden de un estudio del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que dirige Nadín Argañaraz. En el caso de la provincia de Buenos Aires, las transferencias en valores absolutos fueron $39.066 millones superiores a 2018. Así, en el cálculo por habitante la "ganancia" fue de $2249.

Del resto de las provincias, las que menos perdieron fueron La Pampa ($27.896 millones) y Tierra del Fuego ($ 18.247 millones). En comparación con 2018, fueron 1,1% y 3,8% menos, respectivamente. La contracara en términos de que son las que más perdieron en el global fueron Santa Fe ($137.351 millones) y Córdoba ($133.833 millones). La variación interanual negativa fue de 6,5% y 6,4%, respectivamente.

Otra forma de medir el impacto es el cálculo de ganancia o pérdida de recursos por habitante, siempre en comparación con 2018. Las peores posicionadas son San Luis ($5784 por persona menos), Tierra del Fuego ($5287), Catamarca ($4485); las que menos perdieron fueron La Pampa ($1116) y la Capital ($1413).

Argañaraz explica que la baja real registrada en la coparticipación es por la recesión, que "achicó la torta que se reparte" entre la Nación y las provincias y resaltó que ese financiamiento es "importante" para la mayoría de los distritos y, en especial, para los más chicos, como La Rioja y Catamarca.

Esa es una alternativa más para evaluar el impacto que tiene la baja de las transferencias nacionales sobre el total de recursos de las jurisdicciones (coparticipación y recaudación propia). Para las más dependientes el daño es mayor.

Para ese ítem, el Iaraf usó la base de 2018, cuando, en promedio, la coparticipación fue del 71% de los recursos provinciales. En algunos distritos alcanza 90%; la ciudad de Buenos Aires es un caso aislado, porque el aporte nacional es del 25 por ciento. En función de ese esquema, las que más perdieron son San Luis (5%), la ciudad de Buenos Aires (4,9%), Santa Fe y la provincia de Buenos Aires (4,2%) y Córdoba (4%).

"En Córdoba y Santa Fe la reducción fue más alta porque reciben de manera plena la devolución de la precoparticipación que, hasta fines de 2015, iba a la Anses; en las otras es menor porque en 2019 recibieron tres puntos, ya que el reintegro termina este año", apunta Argañaraz.

A fines de 2015, Córdoba, Santa Fe y San Luis tuvieron un fallo favorable de la Corte Suprema, que obligó a la Nación a dejar de descontarles un 15% para financiar a la Anses. La administración de Mauricio Macri decidió restituir gradualmente esos fondos al resto, 20% por año y 15% en el corriente.

El pacto fiscal

¿Por qué Buenos Aires ganó? La clave está en el pacto fiscal que la Nación y los gobernadores firmaron y que determinó una nueva arquitectura fiscal. Se derogó el artículo de la ley de ganancias que establecía que el 36% de su recaudación no se sumaba a los fondos coparticipables y se dividía entre Buenos Aires (con un tope de $650 millones), 4% para distritos con "necesidades básicas insatisfechas" y 10% para el resto.

La compensación a Buenos Aires el año pasado fue de unos $44.000 millones. El Iaraf aclara que sin esos fondos "habría registrado una variación considerablemente menor, alcanzando incluso valores negativos, en línea con el resto".

En la administración macrista el otro cambio a la coparticipación fue en 2016, cuando se elevó la alícuota porteña de 1,4% a 3,75% sobre el total después del traspaso de la Policía Federal al ámbito metropolitano. En 2018, también por el pacto fiscal, se retrotrajo el porcentaje a 3,50%. Ahora Fernández le bajaría un punto, lo que equivaldría a unos $35.000 millones.

Argañaraz insiste en que si las provincias no lograron bajar el gasto público en los mismos niveles en que cayó su financiamiento, "se consumieron buena parte o todo el superávit primario que alcanzaron en 2018". El interrogante es si este año se va a recuperar la coparticipación en términos reales.

Un factor a considerar es el impacto que tendría la suspensión de la baja de impuestos prevista, como Ganancias, que "pone una cota" en la disminución de recursos a distribuir. "Habrá que ver cómo se comporta la actividad -agrega-. El adelanto de coparticipación que la Nación ya hizo a media docena de gobernadores muestra que hay una situación de menos holgura fiscal y que se arranca un año en que es crucial cómo se negocian las paritarias".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS