domingo 17 de diciembre de 2017 - Edición Nº454
Critica Sur » En foco » 1 dic 2017

Atlántico Sur

La desaparición del rastreador Fournier en los canales fueguinos: otra gran tragedia en la historia de la Armada

La embarcación naufragó con 77 personas a bordo en septiembre de 1949. El buque cumplía misiones de patrulla, vigilancia y control de caza y pesca marítima y navegaba por los canales de Tierra del Fuego.


"La Nación entera vivió ayer apenas anunciado oficialmente el hundimiento del rastreador Fournier la congoja provocada por la tremenda tragedia, la más grande sufrida por la marina de guerra argentina". Con esas palabras, el diario Clarín contaba el 23 de septiembre de 1949 la noticia que por esos días conmocionaba a toda la República. El buque cumplía misiones de patrulla, vigilancia y control de caza y pesca marítima y navegaba por los canales de Tierra del Fuego cuando desapareció con 77 personas a bordo.

La desesperación, según relatan las crónicas de la época, fue similar a la que se vive hoy en día con el ARA San Juan. El tema fue central por muchos días en la agenda de noticias del país.

En un relato que escribió ahora el historiador Fernando Del Corro para la agencia Télam, se explica que el rastreador --en su breve trayectoria de casi nueve años-- cumplió importantes tareas. En 1942 y 1943 participó en las tradicionales campañas antárticasllevadas a cabo anualmente desde 1904. Fue el instrumento que permitió el rescate del remolcador Olco y del velero chileno Cóndor, en ambos casos en medio de fuertes temporales.

Ya en 1949 su comandante era el capitán de corbeta Carlos Negri, quién tenía como misiones tareas de salvatajes, colaboración con la Base Naval de Ushuaia y recorridos por los canales de Tierra del Fuego. Y fue allí, en esas aguas australes, donde se lo vio por última vez.

El Fournier partió desde Ushuaia el 21 de septiembre a las 7.40 para atravesar el Estrecho de Magallanes y volver a Ushuaia. A las 16.30, desde la nave se comunicó a la base por telégrafo su ubicación, pero para la noche la situación climática se había vuelto muy complicada y el 22 no hubo más contacto, por lo que el 23 varias embarcaciones salieron a buscarlos.

Recién el 4 de octubre pudo verificarse el hundimiento en las cercanías de la isla Dawson, supuestamente por embestir una formación pétrea. Los restos de la nave nunca fueron recuperados.

De hecho, sólo nueve de los 77 cuerpos pudieron ser rescatados y el Fournier aún yace en el fondo del estrecho de Magallanes junto a 68 de sus hombres.

Algunos de los cuerpos fueron encontrados por un poblador chileno de la zona y otros por una embarcación, lo que dio lugar a una gran pesadumbre nacional que generó homenajes como la plantación de 79 árboles que forman la palabra "Fournier" a un lado de la autopista Riccheri, que une el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con la hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La información sobre el hallazgo fue dada a conocer el 5 de octubre. Entonces, el Poder Ejecutivo Nacional ordenó poner la bandera nacional a media asta, se decretó un feriado por duelo durante tres días y se cancelaron todos los actos previstos para el 12 de octubre. Los cuerpos rescatados fueron traídos a la Dársena Norte porteña, donde fueron recibidos por el entonces presidente Juan Domingo Perón, otros importantes funcionarios y varios miles de personas que concurrieron a expresar su dolor.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS