jueves 21 de septiembre de 2017 - Edición Nº367
Critica Sur » En foco » 8 may 2017

Cirugías contra la obesidad: ya se hicieron más de 250 en Río Grande

La cirugía bariátrica es una opción para las personas obesas que fracasaron con dietas. Lo que hay que saber sobre esta técnica médica que se realiza hace tres años en Tierra del Fuego y salva muchas vidas.


El elenco de las enfermedades que trae la obesidad mórbida está para un Oscar a los mejores villanos: dolores en las articulaciones, exceso de grasa en sangre, hipertensión, problemas para respirar al dormir, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón... Por eso, cada vez más personas que acusan en la balanza hasta 40 o 45 kilos por sobre su peso ideal se someten a una operación diseñada para adelgazar llamada cirugía bariátrica. En Río Grande, desde que se realizan este tipo de operaciones hace tres años, pasaron por el quirófano de la Clínica Cemep más de 250 pacientes, un promedio de 7 por mes.

Hablamos de la cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica, que implica reducir la capacidad del sistema digestivo para que el cuerpo absorba menos nutrientes y deje de acumular grasas. Pero no es una opción para todo el mundo: solo se debe recurrir a ella cuando han fallado las medidas tradicionales.

Tras la intervención, para la que hay que cumplir una serie de requisitos, a los pacientes les desaparecen esas patologías o mejoran mucho de ellas, y no dudan en decir: “Te cambia la vida”.

En palabras de Zuny Mabel (34), que pasó de pesar 135 kilos a estar en su peso justo, tras operarse en 2014: “Sin duda mi vida cambio tanto físicamente como de salud, mi carácter, mi tolerancia, hoy me considero una persona normal pero aun luchando contra la obesidad ya que siempre está ahí la gordita; realmente mi vida sigue cambiando me siento feliz, aprendí a amar mi cuerpo, me siento segura y orgullosa de la decisión que tomé”, cuenta a Crítica Sur la mujer que hoy además se dedica a la venta de viandas saludables.

Desde 2008, en la Argentina la ley nacional 26.396 obliga a las obras sociales y prepagas a cubrir el tratamiento integral de los trastornos alimentarios, lo que incluye las tres técnicas quirúrgicas que se conocen como cirugía bariátrica. La protección legal a esta práctica médica tiene la lógica de la salud pública: los obesos viven un promedio de una década menos que una persona sin sobrepeso.

En Río Grande, estas prácticas se realizan desde el 2014 en la Clínica Cemep, cuando se realizó la primera intervención, y desde entonces son más de 250 personas las que pasaron por el quirófano. La gran mayoría de ellos lo ha hecho con la cobertura de su obra social o prepaga, salvando el costo de una cirugía que de manera privada supera los 120 mil pesos.

Como dice Zuni, la evidencia médica indica que los obesos que se operan y pierden de 25 a 40 kilos de grasa disfrutan de una mayor capacidad física y de mejor imagen personal. Claro que eso lo logran siempre y cuando se cuiden el resto de sus días y acudan al seguimiento periódico con médicos, psicólogos y nutricionistas.

“Lo que uno tiene que entender primero es que el paciente con indicación de cirugía tiene que haber cumplido tratamientos previos que es la indicación común de todos los pacientes, tratamientos científicamente probados, con una nutricionista y actividad física, y haber fracasado en ellos”, dice a Crítica Sur el cirujano Silvio Albarracín, el especialista en la técnica que coordina un gran equipo de trabajo interdisciplinario en la Clínica Cemep.

Pensar en uno

Como en toda cirugía, para ser exitosa la bariátrica necesita actitudes positivas. Con 19 años de experiencia en estas técnicas y más de 2.500 pacientes operados, el médico explica que “con la cirugía uno le entrega una herramienta al paciente que es reducirle el volumen del estómago, para que con poco volumen se sienta lleno, pero de ahí en más arranca un tratamiento para toda la vida, porque el paciente tiene la potencialidad de volver a ser obeso”.

Y remarca que “la enfermedad no se cura, lo que uno hace es darle una herramienta al paciente para que pueda adelgazar, pero para mantener la condición de estar adelgazado tiene que cuidarse”.

Suscribe a esa visión, Zuny, su paciente. En esa lucha interna por dejar atrás la gordura extrema, los operados coinciden en que les cambia la actitud: tienden a volverse más egoístas.

“Sigo luchando contra esta enfermedad para lo cual tuve que cambiar muchos hábitos, y entendí que si bien para muchos es cerrar la boca y listo, yo aprendí que esto tiene que ser una decisión propia para cambiar y aunque todo el mundo te hable, el cambio es de uno”, explica.

De hecho los números reflejan por si mismos que la operación no garantiza por si misma el resultado, ya que estadísticamente se sabe que el 85% de los pacientes obesos con cirugía tienen éxito mientras que el 15% fracasa, y solo con dieta fracasa el 95%. “Los números son abismalmente positivos con respecto al procedimiento quirúrgico”, afirma.

¿A qué se debe el fracaso en ese 15%? “Se debe a un paciente que no entiende que la obesidad es una enfermedad potencialmente mortal, es un paciente que no tiene un compromiso consigo mismo”, asegura Albarracín.

El paciente que fracasa es el paciente que cree que se cura porque piensa que adelgazó, y el día que bajó sus 50 kilos, algo que no había logrado nunca antes en su vida considera que ya pasó todo, deja de hacer actividad física, de elegir alimentos sanos. Una persona de estas características después de la cirugía se llena con poco alimento, entonces para engordar -al no poder comer en gran volumen- significa que toma un trabajo extra de consumir alimentos hipercalóricos o picote durante todo el día, con una alimentación pésima, al mismo tiempo de no realizar una actividad física y de dejar de lado el seguimiento médico post operatorio”, explica.

Paso a paso

Para llegar a la cirugía bariátrica existe una evaluación preparatoria y en el Cemep hay todo un equipo, encabezado por Albarracín, para hacer la evaluación de los pacientes. Lo acompañan los cirujanos Maximiliano Auzón y Leonardo González, quienes se encargan de las primeras consultas, y también psicólogas y nutricionistas.

Las indicaciones son muy claras: “Con respecto al peso tiene que ver con un índice de masa corporal, el peso del paciente dividido la estatura al cuadrado, eso da un número; si ese número es 35 más enfermedades asociadas a la obesidad (hipertensión, diabetes, colesterol alto, problemas articulares, tumores ginecológicos) ese paciente tiene indicación de cirugía. O bien si tiene un índice de masa corporal mayor a 40, tenga o no tenga enfermedades asociadas”.

Sin embargo, la ley de obesidad en nuestro país dice que se cubre al paciente a partir del índice 40 de masa corporal. “Desde el punto de vista científico, aunque no tenga cobertura, un paciente con 35 y enfermedades asociadas también tiene indicación de cirugía, lamentablemente hoy ese paciente no tiene cobertura de parte de su obra social”, dice el especialista.

La bariátrica, se trata de una cirugía laparoscópica que utiliza dispositivos de alta complejidad. “Se corta el estómago y el cirujano no puede meter la mano para cortar y suturar, tiene que hacerlo a través de dispositivos que son costosos. Requiere un entrenamiento del grupo quirúrgico significativo porque es de avanzada. Si bien hay médicos capacitados no suficientes en relación a la cantidad de población obesa”, detalla Albarracín.

Las cirugías que se hacen hoy son la manga gástrica o el by pass gástrico, dependiendo de cada paciente; “hay otras que se realizan en el mundo y las he realizado pero prefiero no utilizarlas porque los resultados fueron cambiando”, señala el cirujano.

El equipo interdisciplinario en Río Grande se encarga del pre y el post operatorio de los pacientes. Pero además hay un grupo de trabajo en Ushuaia desde hace un año en el Centro Médico Ushuaia.

“Es gente de Ushuaia que viene a operarse a Río Grande pero el seguimiento lo tiene de forma local. Nosotros lo que buscamos lograr es que el paciente no se mueva del lugar donde vive, sea en Río Grande o en Ushuaia, cuando antes tenían que viajar a Buenos Aires para realizarse una cirugía de estas”, afirma el especialista.

A pesar de sus años de experiencia, y de que incluso se encarga de formar a otros cirujanos en estas técnicas, Albarracín no deja de asombrarse -sea en Tierra del Fuego o en otros lugares- sobre la evolución de algunos pacientes en el post operatorio.

“Ver pacientes que los desconozco a posteriori de haberlos operado porque bajaron 50 o 60 kilos, pero no solamente que bajan de peso sino que cuando los volvés a ver, los observas y podes llegar a pensar que nunca fueron obesos. Hay algunos pacientes que por adelgazamiento o problemas de la piel, la piel no desaparece sino que desaparece la grasa, pero ver pacientes flacos y que no se les note es sorprendente”, asevera.

Luego se pasa a un plano estético, dependiendo el caso. “Las prácticas que nosotros hacemos tienen el objetivo de salvarle la vida al paciente, la obesidad mata, disminuye la expectativa de vida en 15 a 20 años y encima da una calidad de vida pésima. Resuelto ese problema, puede venir lo estético que no es una cosa menor, pero repercute de diferente manera en cada paciente, según la edad, el sexo de cada uno”, explica.

“A los pacientes les cambia la vida” no duda en afirmar el cirujano teniendo en cuenta que la obesidad “es una enfermedad que modifica todas las esferas, la salud, social, sexual, laboral, familiar, psicológica y física”.

Con sus 19 años de experiencia en este tipo de prácticas sostiene que “uno como médico pocas veces se puede sentir más feliz en el sentido de ver el resultado de su trabajo de esa manera, porque el paciente se convierte en un agradecido, uno recibe un cariño que le hace como persona más que como profesional”.

Además sostiene que el Cemep “es un lugar excepcional, muy bien equipado, profesionalmente muy conectado. Es una clínica importante no solo por la afluencia de pacientes sino visto desde mi punto de vista de médico, veo gente muy comprometida para trabajar”.

Para más información

Cemep Río Grande: 20 de Junio 815 – (02964) 42-0050

Centro Médico Ushuaia: De la Estancia 1925 – (02901) 445130

En Facebook: Cirugía Bariatrica Río Grande TIOM

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS