jueves 29 de junio de 2017 - Edición Nº283
Critica Sur » Sociedad » 23 jun 2016

Ataque de cimarrones en Margen Sur: “Mi perra me salvó la vida”

Dana, una perra de tres años, evitó que su dueña, Mirna Jara, fuera atacada por perros cimarrones en una chacra de Margen Sur. Esa defensa le costó una fractura de fémur. “Lo cuento como una experiencia, pero alguien tiene que tomar cartas en el asunto sobre este tema”, dijo Jara.


“No sé cuál es la solución, pero algo hay que hacer porque hoy fue apenas una perra lastimada, pero mañana puede ser una criatura”, pide Mirna Jara tras el incidente que le tocó vivir hace unos días en su chacra, ubicada en la Margen Sur de esta ciudad.

El ataque se produjo el pasado 12 de junio y Jara decidió dar a conocer su experiencia con la esperanza de que las autoridades adopten medidas por la presencia de perros asilvestrados en ese sector. La chacra donde vive con su familia se encuentra cruzando por el barrio El Mirador, en un predio que limita con los campos de la estancia Cabo Peña.

La mujer relató que a las 8 de la mañana del domingo 12 de este mes se levantó al escuchar una pelea de perros en su predio, por lo que decidió salir con un rifle de aire comprimido para ahuyentar a los perros. “En otra oportunidad ya nos atacaron vacas y potrillos, así que como defensa utilizamos un rifle de aire comprimido”, señaló.

“Eran alrededor de seis perros, salgo y tiro con el aire comprimido al aire y los perros se van, pero cuando doy la vuelta para entrar a mi casa aparece un perro grande, de color negro, así que muevo el rifle porque era lo único que tenía para defenderme pero estaba descargado, y el perro avanzó para atacarme, entonces aparece Dana y se abalanza contra el perro que la empieza a atacar”, detalla.

En ese momento Jara ingresó nuevamente a su casa para recargar el rifle de aire comprimido, aunque no logró hacerlo y recurrió a un palo para evitar que siguieran lastimando a su perra. “La encontré tirada, toda lastimada”, recordó, tras lo cual Dana ya fue atendida por tres veterinarios y ayer fue operada porque a raíz de las mordidas del perro cimarrón sufrió una fractura de fémur en una de sus patas.

Mencionó otros ataques recientes a animales de productores cercanos, y si bien señala que “para muchos esto podrá ser apenas una anécdota, lo cuento porque “cada día se ven más perros, algunos asilvestrados, otros con collar que dejan tirados en esta zona, y es algo que está totalmente descontrolado”.

“Tengo un nene de 4 años y ahora la verdad es que no puedo dejarlo que ande como siempre afuera, porque antes no pasaba nada, pero ahora no sé en qué momento puede aparecer alguno de estos perros y me lo lastiman”, lamentó.

Jara reclamó a las autoridades que asuman esta problemática, señalando que los perros asilvestrados “ya están llegando a esta zona de la ciudad y hay que hacer algo”.

“Yo lo cuento como una experiencia, pero alguien tiene que tomar cartas en el asunto sobre este tema y que no miren para otro lado como están haciendo. No sé cuál es la solución, pero ahora fue una perra pero mañana puede ser una criatura”, remarcó.

Jara planteó su preocupación porque “todos los días cuando traigo a mis hijos de la escuela veo nenes caminando solos por la Margen, cuando bajan de la rotonda hacia el barrio El Mirador, donde tampoco hay luces y a partir de las seis de la tarde ya es de noche, y si estos perros atacaran a estas criaturas no sé en qué puede terminar eso”.

“Esto que pasó es para tomar un poco de conciencia, a mí me encantan los animales y creo que no es la idea de nadie andar por ahí matando perros, porque eso sería un escándalo, pero si un perro mata a mi hijo eso queda en la nada”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS