lunes 24 de julio de 2017 - Edición Nº308
Critica Sur » En foco » 14 dic 2016

Inteligencia artificial: Los robots ocupan cada vez más puestos de trabajo

De visita por Tierra del Fuego, uno de los máximos referentes en país de la disciplina dialogó con Crítica Sur. En pocos años los robots cambiarán la vida cotidiana. Pero alerta por un futuro problemático: “Sería útil que la sociedad debata el aumento del desempleo por el trabajo de las máquinas”.


“Los robots ya viven entre nosotros”, dice a Crítica Sur Guillermo Simari, investigador de ciencias de la computación en la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca. El docente que llegó a Ushuaia para dictar una charla en la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF), trabaja desde hace un tiempo en mejorar modelos de agentes inteligentes para reconocer decisiones futuras de usuarios: sirve para predecir gustos por películas, libros, entre otros.

La Inteligencia Artificial (IA) está en auge, con múltiples proyectos. Pero Simari recalca: “Sería útil que la sociedad debata el aumento del desempleo por el trabajo de las máquinas”.

¿Qué es Inteligencia Artificial? Para responderlo la pregunta inicial lleva a pensar cuál es objeto más complejo del universo: Es el cerebro humano, la red más compleja y el sistema más poderoso no lo pueden igualar. Lograrlo, es precisamente el objetivo último de la Inteligencia Artificial.

No se trata de construir un robot, sino de crear una computadora que pueda pensar como ser humano. La IA simple ya está en todas partes: desde un Smartphone, a la red social Facebook, en nuestros autos, casas e incluso en el control del tráfico aéreo.

Algunos hablan del peligro de crear una inteligencia artificial humana o general, que aprende, mejora o incluso puede convertirse en un super humano. Los expertos predicen que de ser posible lograrlo, lo veremos en pocos años. Se trata de una carrera multimillonaria, y algunos creen que salvará a la humanidad, y otros piensan que nos destruirá. De cualquier forma, si llega a suceder, el mundo cambiará para siempre.

Para Simari se trata de una realidad cotidiana, pero para la mayoría de los mortales, inmersos en nuestras rutinas laborales, la rapidez de los avances pasan desapercibidos. “Es como que queda escondido detrás del telar de la realidad, uno lo va perdiendo de vista y se vuelven cotidianas todas estas cuestiones de la tecnología”, dice el investigador entrevistado por Crítica Sur.

- ¿Cuando se trata de comprender cómo mejorar a los seres humanos a través de la inteligencia artificial o tecnologías integradas, cuáles son los avances más significativos?

-Lo que hemos tenido últimamente es un avance marcado en cuestiones que manejan grandes masas de datos que se producen continuamente hoy en día, y cómo de esas grandes masas de datos se extraen información que puede ser utilizada para repetir tareas que usualmente la realiza un ser humano pero que de esta manera pueden ser hechos por una máquina. Hoy en día con la proliferación de sensores que se generan muchísimos datos, y eso está generando avances en aplicaciones que utilizan conceptos de inteligencia artificial y aprendizaje de máquina, que permite hacer cosas tan bien como el ser humano sin ningún tipo de problemas. Hay infinidad de cosas que se están haciendo con esa técnica, un ejemplo de ello son los autos que se manejan solos, un avance muy visible.

- Hemos escuchado advertencias de Stephen Hawking al sugerir que tenemos que encontrar la manera de garantizar que la IA no termine destruyéndonos. Pero cuales son los peligros inminentes?

- La compañía Amazon que arrancó vendiendo libros y hoy en día vende de todo, tiene grandes lugares de depósito donde prácticamente no tiene empleados, sino que es todo manejado por sistemas automatizados robóticos que de alguna forma permiten hacer todas esas tareas de manera más eficiente y más barata, lo cual es una buena noticia para la compañía y una mala noticia para la gente que trabaja en ellas. Algunas de las cosas que se hacen en algunas cadenas de supermercados del mundo es el manejo de stock y reposición también de manera automática. Todas estas noticias de cualquiera de estas cosas que se están haciendo, que son grandes avances desde el punto de vista de la tecnología, implican un cambio en los trabajos que las personas pueden hacer que van a ser realmente significativos y van a producir problemas serios a nivel humano.

- ¿Cuáles son esos problemas y de qué manera nos van a afectar?

- Hoy en día no nos damos cuenta, pero cuando esto se generalice realmente va a ser algo que vamos a tener que solucionar y no hay muchas ideas de cómo hacerlo. Mucha gente se va a quedar sin trabaj,o y qué hacemos con los que se quedan sin trabajo. Hay gente que se puede reciclar, en el sentido de poder conseguir otro trabajo, y gente que no lo va a poder hacer. Los autos autónomos, que no necesitan a un conductor, van a reemplazar a los taxis. Todos los choferes de taxis se van a quedar sin trabajo, lo mismo que los camioneros, los colectiveros, la gente que maneja los trenes. Todos son trabajos que hoy en día son automatizables y eso es simplemente la punta del iceberg.

-¿Existen plazos para que podamos adaptarnos a estos cambios, que se hace al respecto?

Es bastante probable que lleguemos a un punto de crisis. Hubo un punto de crisis similar cuando ocurrió la revolución industrial, pero la revolución industrial allá por 1870 fue una revolución muy lenta. Fueron 100 años los que la humanidad tuvo para ajustarse y aun así hubo problemas muy serios. Por suerte en ese momento se pudo readecuar el sistema educativo, rearmar un sistema de recuperación de la gente que se había quedado sin trabajo, pero aun así hubo realmente problemas, manifestaciones. Pero fue lento. Hoy en día todo esto se da muy rápido, va a ser algo que va a pasar en un período de diez años quizás. Hace menos de diez años, no pensábamos en los teléfonos inteligentes y hace ocho años que existe el IPhone. El problema es que el proceso educativo lleva tiempo, no hay manera de que reeduquemos a la gente tan rápido para que se adapte.

-Donde comienzan a verse los primeros resultados de este cambio.

- Un ejemplo es China y los países que transfirieron sus fábricas a China. Lo que pasó es que básicamente la gente se quedó sin trabajo y son los que hoy están votando de la manera que lo hacen, en Inglaterra con el Brexit, en Estados Unidos, lo que pasa en Francia, Austria, España. La gente que se ha quedado sin trabajo está empezando a votar cosas muy raras. Uno pensaba que no íbamos a volver a los totalitarismos de derecha pero están volviendo y lo que pasó en ese momento fue que los chinos absorbieron la capacidad industrial occidental, eventualmente los chinos se van a quedar sin trabajo por la parte automatizable, y entonces qué es lo que va a suceder en ese momento, cómo se va a solucionar ese problema, es como una revolución a gran velocidad que no vamos a saber cómo parar. Lo más probable es que haya grandes problemas a nivel mundial.

-¿En ese marco mundial de qué manera nos va a afectar a nosotros en Argentina?

-Argentina va a heredar lo que pase en el mundo. Ya estamos viviendo la revolución a nivel de lo que pasa en el agro, prácticamente nuestra infraestructura de campo del gran productor emplea muy poca gente en comparación a lo que ocupaban en otros tiempos. Y se está desarrollando lo que se llama agricultura de precisión que todavía va a aumentar más la producción y va a necesitar menos gente. Los tractores y cosechadoras que se manejan solos, todo ese mecanismo que en un campo que antes empleaba a 30 0 40 personas ahora va a emplear a 2, ¿Y el resto qué hace?.

- ¿Existen políticas que se pueden poner en práctica para garantizar que los avances científicos se utilizan de manera adecuada?

-No se trabaja para prevenir esto, la gente que tiene el problema está tratando de generar algunas propuestas, una de ellas es que exista el trabajo universal, sin trabajar básicamente, que cobre algo para vivir. Hubo una propuesta en Suiza de esto y se votó en contra, pero en algún momento va a haber que hacerlo para que la gente pueda sobrevivir. Cuando haya un nivel de desempleo como el que se está generando en Europa, todo eso es muy duro para la civilización. Estamos en un proceso de cambio que es subterráneo, que va a explotar de golpe y va a suceder porque hay una razón económica para que suceda, nadie va a evitar que suceda solamente porque produce problemas de empleo. Son temas que en general no se hablan, es lamentable pero es así, y los responsables gubernamentales no están haciendo nada, en todo el mundo, es un problema mundial y no se hace nada para solucionar el problema.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS