jueves 23 de mayo de 2019 - Edición Nº976
Critica Sur » Provincia » 11 abr 2019

historias de vida

"Estoy de vuelta en mi isla": el emotivo relato del francés que reparó el Faro del Fin del Mundo

La expedición francesa al mando de André Bronner completó los trabajos de reparación del Faro del Fin del Mundo, en la isla de los Estados. Emoción, trabajo duro y dolor por la muerte de Cany Soto, el único fueguino que integraba la tripulación y debió regresar por su estado de salud.


Por:
Redacción Crítica Sur

André Bronner y la tripulación francesa a bordo de la embarcación Podorange completaron los trabajos de reparación del Faro del Fin del Mundo, ubicado en la Isla de los Estados, y compartió un emotivo relato de la travesía y los trabajos que se realizaron en el mítico faro.

Llegamos a los pies del Faro el domingo 24 de marzo, alrededor de las 16 horas, bajo un cielo plomizo. Las nubes eran muy bajas, cubriendo todos los picos circundantes. Al momento de anclar, poner el zodíaco en el agua y subir al faro, el cielo se ha despejado. El sol ha aparecido. Mágico! Espléndido! Estoy de vuelta en mi isla! A los pies de mi “bebe”!!!”, escribió Bronner en la cuenta de Facebook Le Phare du Bout du Monde.

Y prosigue: “El aterrizaje de las herramientas comenzó la madrugada del lunes. Una parte por el camino habitual: salida de la playa por una escalera que permite subir una primera pendiente de 8 metros de desnivel sin riesgo de resbalones. Entonces es un camino sinuoso incrustado en la turba que nos lleva al faro a 1,5 km.

Para el generador y las herramientas pesadas, creemos que ir directamente por el acantilado, al pie del faro, nos ahorrará tiempo y, especialmente, evitaremos usar todo este material a lo largo del camino. Manera más corta en distancia ... pero mucho más peligrosa y técnica. El ejercicio calentó a todos”.

Bronner detalló que en el Faro, el equipo se dividió en dos talleres. “Un grupo para el cambio del sistema de luz, otro para la construcción del muro conmemorativo. Destornillador y sierra para algunos, pico, pala y perforadora para otros...”, bromeó.

“Para el cambio del sistema de luz, la dificultad radicaba en pasar 8 paneles solares para alimentar la luz del Faro en 2. Era necesario desmontar todos los soportes de los paneles originales y encontrar una presentación armoniosa y técnicamente viable con las herramientas y materiales presentes”, explicó.

“Después de haberlos probado, decidimos mantener dos paneles originales para alimentar las dos lámparas instaladas en el Faro. Tuvimos que instalar cuatro paneles. Como los dos nuevos son más altos y anchos que los antiguos, decidimos presentarlos horizontalmente, enmarcados verticalmente por los dos viejos. Después de la modificación, hay dos sistemas independientes, con paneles solares, descargador, baterías y lámparas”, agregó.

El relato prosigue: “Para la pared conmemorativa era necesario encontrar la ubicación correcta en el sitio, resguardada del viento, no demasiado visible desde el mar para no ocultar el Faro, y sobre todo, con un soporte sólido. El primer trabajo del equipo de la pared fue limpiar la turba y encontrar algo de roca en los puntos de anclaje de los pies de la pared”.

“El lunes por la noche, al final de un hermoso día en el sur, fresco pero soleado, los dos sitios estaban muy avanzados y los miembros de ambos equipos estaban agotados”, contó.

Bronner reconoció que “el día del 26 fue el más duro. Gris, húmedo y ventoso, socavando la moral de la compañía, acentuando las sensaciones de dolor, la altura del alivio...”.

“No obstante, todos los miembros del equipo pusieron las suyas para avanzar en los sitios de construcción. La ducha caliente ofrecida por el capitán en la noche en el barco era un lujo (el agua del barco se usa con moderación ... y el agua caliente es bastante rara) ¡Muy apreciado!”, contó.

“El miércoles 27 el clima es fresco y seco nuevamente. La moral está en su punto más alto. Recta final. El equipo de iluminación pudo pintar las áreas expuestas cambiando el tamaño de los soportes de los paneles solares. El equipo de pared finaliza la estética general de la pared: los espacios entre las tablas deben ser idénticos y en el espacio provisto. Desmontan una primera posición para colocar una tabla más ancha en el centro de la pared. ¡Impecable!”, continúa el relato.

“Guillaume, quien había colocado las láminas de zinc en 1998, se levanta para inspeccionar el techo y encuentra dónde se encuentran las fugas que hemos visto a lo largo del polo central en el Faro. Desgaste de un trozo de zinc. Estamos volviendo a apretar. Problema resuelto. Al mediodía, descendemos una primera ráfaga de herramientas y bosques en la playa donde hacemos un hermoso asado argentino. El resto de la tarde está dedicado a la casa”, escribió.

Y cierra: “Fin del sitio oficial con la colocación de la placa que conmemora la reconstrucción del Faro de Bout du Monde en 1998 en el nuevo muro. El corcho de la botella de champán salta”.

“¡Todo el equipo pasará la noche en el Faro, quedándose dormido al ritmo de los estallidos de luz que dibujan las sombras del marco en las paredes!”.

“Regreso a Ushuaia”

Bronner detalla que el jueves 28 de marzo regresan por la mañana al Podorange. “Dejamos el fondeadero hacia Puerto Hopner al noroeste de los estados insulares”, detalló.

“Un puerto natural muy cerrado y normalmente bien protegido. Vamos a esperar 36 horas para una gran ráfaga de viento. Ráfagas de hasta 67 nudos (130Km/h) han descendido de la ladera de la montaña. El Podorange luchó por mantenerse en su anclaje con tal viento. Tuvimos que hacer turnos de noche durante la noche. En la madrugada el viento giró 180 grados. Tuvimos que rebobinar el ancla que estaba patinando”, prosigue el relato.

“Lunes 1 de abril. El viento es débil. El motor funciona a 1.500 revoluciones. Una pequeña corriente nos favorece. Cruzamos el estrecho de Lemaire por cuarta vez, a 5 nudos. Subimos por la península hasta el motor en un invierno frío y bajo la llovizna. Con un viento de 5 nudos en dirección oeste y una corriente del oeste contraria de 1,5 nudos, no nos estamos moviendo rápido. Desde el extremo sur de Buen Suceso, nuestra velocidad es de 2 nudos en la parte inferior. Entramos en el Canal Beagle temprano en la mañana. Todavía no hay viento. Alrededor del mediodía, llegamos a la vista de Ushuaia. Ligeros y felices de haber logrado hacer todo lo que habíamos planeado”, celebró Bronner.

“Terribles noticias”

“Tan pronto como los teléfonos recogen la red, nos enteramos de la terrible noticia ... ¡Cany murió ayer de un ataque al corazón! Apenas amarrados en el pontón del Club Afasyn Ushuaia, toda la tripulación va a la funeraria donde termina el velatorio. Llegamos a tiempo para un saludo final al artista”, cuenta Bronner con dolor.

El francés incluyó, en su relato, lo que había ocurrido días atrás con ‘Cany’ Soto.

“Repatriación: El jueves por la mañana, Cany, el artista argentino que nos llevamos, no está bien. Después del examen, Ariane, la doctora que forma parte de la expedición, nos pide a Brice, nuestro capitán, y a mí, el jefe de la expedición, que nos demos la vuelta para traer a casa a nuestro ilustrador”.

Decisión difícil de tomar pero seguimos los consejos del médico. En la mañana del 22 retomamos el camino. Sin viento motor de 1500 rpm. Estamos luchando contra la corriente en el estrecho del alcalde. Velocidad de 2.2 nudos en la parte inferior. El cruce se prolonga. Nos llevará 30 horas al motor ganar Harberton. Estancia histórica ubicada en el canal de Beagle, aproximadamente treinta millas antes de Ushuaia”, detalló.

Cuenta Bronner: “Ahorramos tiempo depositando a Cany en esta estancia. Sol, su esposa, lo recogerá en coche. Cany llega de mala gana. Se siente en buena forma, no más enfermo de lo normal”.

“Le prometimos hacer muchas fotos para que cuando regresemos pueda continuar su trabajo de ilustrar la expedición. Inmediatamente, volvemos a la isla de los Estados. La aparición de un grupo de ballenas en Cabo San Pío, que seguiremos durante una hora, vino para animar a la tripulación triste a dejar a uno de los suyos en el suelo”.

Los trabajos

Los franceses instalaron una lámpara especial para faros, con LED, que ilumina hasta 10 millas, programada en fábrica con el “paso” del Faro San Juan de Salvamento (2 brillos cada 15 segundos).

También instalaron paneles solares mucho más eficaces que los que el mismo Bronner ya había instalado en 1998.

Además, colocaron en la Isla una “pared memorial” en madera Douglas, naturalmente resistente a los hongos, para que la gente que visite el Faro pueda poner sus placas.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS