lunes 19 de noviembre de 2018 - Edición Nº791
Critica Sur » En foco » 13 ago 2018

EN HARUWEN

Arte congelado: las asombrosas figuras del Festival de Esculturas de Nieve

Crítica Sur visitó el fin de semana el Centro Invernal Haruwen, a 36 kilómetros de Ushuaia, para conocer a los escultores que hicieron de un gran cubo de nieve, obras que asombran y que todavía se pueden ir a conocer. Son artistas y aficionados de Ushuaia, Río Grande y hasta del Chaco. Conocé sus historias.


Invitados por el Instituto Fueguino de Turismo (InFueTur) llegamos el sábado por la mañana al Complejo Invernal Haruwen, a 36 kilómetros de Ushuaia, donde los escultores arrancaban la tercera jornada de trabajo en el Festival Nacional de Esculturas de Nieve, un evento tradicional organizado por la Municipalidad de Ushuaia, que se retomó luego de dos años de interrupción.

Allí, además de conocer todas las ofertas de Haruwen para el turismo internacional y el residente (para quienes los valores son un 40% inferiores en lo que son las actividades recreativas), pudimos recorrer y charlar con los escultores que avanzaban y daban forma a los bloques de nieve distribuidos en gran parte del predio.

De lugares remotos del país, profesionales del arte pero también vecinos de la provincia con poca o sin ninguna experiencia, los escultores le dedicaron todo su esfuerzo a las obras que fueron visitadas el fin de semana por más de dos mil personas, y que mientras el frío lo permita, podrán seguir visitando.

Cuatro mujeres, entre ellas una riograndense, una uruguaya y dos platenses se lanzaron por primera vez y sin ninguna experiencia, una escultura en nieve, a la que llamaron el “Puente del Amor”.

“Estamos haciendo el Puente del Amor con mucho sacrificio, no sabíamos que era tan duro pero está muy buena la experiencia”, contó Carolina a Crítica Sur.

Con asesoramiento de otros equipos y también algunos instrumentos prestados, avanzaron en el trabajo que es mucho más sacrificado de lo que aparenta. “Es la primera vez que participamos y somos todas mujeres, nos invitaron y dijimos vamos a jugar con la nieve un ratito, no sabíamos que era tan grande el bloque pero va queriendo”, sumó.

A pocos metros el escultor Xavier Fontenla, integrante el cuerpo estable del Taller de Escultura del Teatro Colón, encabezó otro de los equipos con un trabajo muy ambicioso. “Trabajamos en un estilo de cultura que representa al ´toro alado´ de la cultura babilónica, que es un toro con cuerpo de toro, alas de águila y rostro de humano, que eran divinidades que protegían los templos, eran dos toros  y en el interior estaba el templo”, explicó.

Es la cuarta vez que Xavier participa de un festival de esculturas de nieve, en tres oportunidades anteriores lo hizo en Ushuaia y otra vez en los Alpes franceses, pero aclara que “Ushuaia es mucho más hermoso”.

En cuatro días el equipo terminó el trabajo. “Es muy poco tiempo pero conformamos un muy buen equipo” aseguró  Xavier quien realizó el diseño y la idea, pero trabajó junto Mariano Verón, artista de Olavarría y el hijo de Xavier para quien fue primera experiencia.

“Es una experiencia muy interesante porque estamos en contacto con la naturaleza, hermanados con ella, le pedimos permiso para que nos dé la posibilidad de trabajarla y después vuelve todo a su curso natural, entonces es muy mágico, es una satisfacción inmensa y un desafío desde todo punto de vista porque trabajamos con mucho esfuerzo físico y lograr los detalles también es muy difícil”, agregó.

Pablo y Nacho Martin conformaron el último equipo en sumarse al festival. Padre e hijo de Río Grande, participaron por primera vez con una escultura propia y le dedicaron todo su esfuerzo.

“Llego acá porque me invita José María Martín, integrante del Grupo Opus G que andan en el tema del arte, son profes de escuelas de arte, el me propuso esto en el año 2015 y a partir de ahí me metí. Este año me llamaron y en realidad no es competitivo, sobró un cubo y surgió esto de improvisar y nos pusimos a sacar nieve con mi hijo”, nos contó.

La escultura elegida por ellos no es casualidad, Pablo es odontólogo y su escultura es justamente una muela. “Estamos haciendo una muela con un gusano, vamos a ver cómo nos queda, no tenemos mucha experiencia en esto más que haber participado ayudando pero lo bueno es poder dejar un mensaje de lo que hacemos día a día”, afirmó.

Cristina Cambrera participó por tercera vez del festival de esculturas de nieve en Ushuaia y lo hizo junto a Graciela Campanella y Karina Mendozzi. La obra que crearon, llamada “Sobreviviendo”, es un oso polar y su osezno que están tratando de subsistir al cambio climático.

“La experiencia es muy linda si bien teníamos un poco de miedo por el tema del clima porque al igual que el oso estábamos sufriendo nosotros el cambio climático porque se estaba deshaciendo un poco la nieve, pero la llevamos bastante bien”, dijo Cristina y afirmó “queremos dejar este regalo para todos los que quieran venir a verlo, tanto los de acá como los turistas”.

Adriana Oplanich, Daniel Álvarez y Daniela Farías Nichi son profesores de escultura y conformaron el equipo que representa a la provincia de Chaco. “Vinimos a perder un poco el frío y a disfrutar de este frio intenso que hay aquí”, le dijo Adriana a nuestro portal.

“Habíamos venido en 2015 y nuestra obra en esta oportunidad se llama ´Intromisión´, la idea es la conjunción de dos rostros que en el interior permite un pasaje del espectador en el cual en la lectura visual los dos rostros se permiten el apoyo con la idea de que al transitar el visitante vea que su misión es el mismo camino y que es justamente la parte interna la que permite ese transitar, que uno con el otro apoyándose se logra”, explicó.

Por último charlamos con Lorenzo  Galfrascoli y Mabel Ferreira, quienes ocupan el primer lugar en el orden de esculturas. Los dos son de Río Grande y en cuatro días hicieron de un cubo gigante de nieve una mujer entregando un corazón, obra a la que llamaron “Ofrendas”.

“Está relacionada con una obra famosa que lleva ese nombre de Francisco Reyes y nosotros la fusionamos con una canción de Fito Páez, la que dice ´quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón´”, dijo Lorenzo.

Mabel añadió que “la idea es entregar un mensaje de que cuando hacemos las cosas con sentimiento, cuando hacemos con el corazón lo que nos gusta, todo sale mejor. Viene bien para la realidad en la que vivimos actual donde pensar que no todo está perdido”.

El festival finalizó el domingo, pero mientras el clima lo permita y la nieve se mantenga, se podrán seguir visitando las obras en nieve en el complejo Haruwen.

Nos despedimos de Haruwen luego de un exquisito guiso de lentejas y un paseo en motos de nieve donde cruzamos el rio Lasifashaj, atravesaamos varios bosques secos, castoreras y turbales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS