miércoles 26 de septiembre de 2018 - Edición Nº737
Critica Sur » Malvinas » 6 jul 2018

SOCIEDAD

Tumbas de Malvinas: identificaron los restos de un nuevo soldado

Las hermanas Folch esperaron 35 años para que el Estado argentino al final les diese la certeza que recibieron esta semana: su hermano Andrés es uno de los soldados que cayó en Malvinas y yace en una tumba en el cementerio de Darwin.


Las hermanas Folch esperaron 35 años para que el Estado argentino al final les diese la certeza que recibieron ayer: su hermano Andrés es uno de los soldados que cayó en Malvinas y yace en una tumba en el cementerio de Darwin.

"Ahora sí nos sentimos contenidas", dijo Carmen, la mayor de las hermanas, luego de recibir la información en las oficinas que la secretaría de Derechos Humanos de la Nación ocupa en el predio de la ex ESMA. Con ella estaban sus hermanas Raquel, Ana y el marido de ésta última, Pedro Rodríguez.

Conscripto de 19 años, Andrés Folch fue de los primeros en llegar a Malvinas y cayó sobre el final de la guerra, en la batalla de Puerto Argentino, el 14 de junio. Lo mató el mismo misil que a Julio Cao, otro soldado que fue identificado hace apenas unas semanas.

Esta información y todo el resto de lo que la familia pudo enterarse sobre su hermano menor lo obtuvieron por medios informales. Hasta hoy, el Estado argentino jamás se había hecho cargo de decirles qué había pasado con Andrés.

Fue uno de los 122 cuerpos sin identificar a los que el británico Geoffrey Cardozo enterró bajo la placa "Soldado argentino sólo conocido por Dios" en el cementerio de Darwin una vez terminada la guerra. Gracias al minucioso registro que el británico realizó entonces, más diez años de trabajo hormiga de un excombatiente y la investigación de un equipo forense liderado por la Cruz Roja, más de 90 de esos soldados ya tienen una placa con su nombre.

A esta lista se sumó Folch, por lo que restan 29 tumbas sin nombre. En marzo pasado, en un hecho sin precedente, padres, hijos, hermanos, tíos y demás familiares pudieron colocar por fin una flor en esas tumbas identificadas.

Una de las hermanas, Ana, ya viajó a Malvinas en 2003 y dejó flores en una de las tumbas que no estaban identificadas. Las otras dos esperan viajar pronto y, ahora sí, postrarse ante la certeza de que ahí yace Andrés. Será el final de un angustioso camino de desinformación que comenzó con el inicio mismo de la guerra.

Andrés estaba como conscripto en el regimiento de la Tablada y nunca le informaron a la familia que había sido destinado a Malvinas. Tampoco que había caído. Cuando Carmen vio por televisión que los soldados volvían luego de la rendición, salieron a buscarlo por los cuarteles militares. Nadie les dijo nada durante días. La primera certeza la obtuvieron de un suboficial que les dio la mala noticia desde el otro lado de un alambrado. "No lo busquen más, cayó en las islas", les dijo.

El resto de la historia la reconstruyeron a partir de los testimonios de otros soldados que estuvieron con su hermano en Malvinas y fueron encontrado con los años. Así se enteraron que Andrés -un chico simple que trabajaba en una fundición y hacía jardinería en el Barrio Sarmient0, del partido bonaerense de San Martín, donde vivían- había compartido los salamines y el chocolate que le mandaron en encomienda.

La familia también conserva las cartas que les mandó Andrés desde las islas. En una le pide a la abuela que le prepare el uniforme con el que pensaba volver a trabajar. En otra le dice al padre espera con ansia el asado con el que pensaba festejar con su familia su vuelta a casa.

"Esta misión humanitaria nos ayuda a cerrar heridas. Después de 35 años las familias de nuestros héroes tienen la posibilidad de ser notificadas fehacientemente acerca del lugar donde descansan en paz sus seres queridos", dijo Claudio Avruj secretario de Derechos Humanos.

(La Nación)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS