jueves 19 de abril de 2018 - Edición Nº577
Critica Sur » Policiales y Judiciales » 13 abr 2018

CASACIÓN CONFIRMÓ LA CONDENA

Alika Kinan, víctima de la trata, tras la condena a su proxeneta: "El fallo de la Justicia no cura mis heridas, pero hoy es un día mejor"

La mujer logró un fallo contra el hombre y el propio Estado. Habrá un segundo juicio contra los cómplices.


"Hoy es un día mejor". Eso fue lo primero que dijo Alika Kinan cuando se enteró que el dueño de Sheik, Pedro Eduardo Montoya, finalmente estará tras las rejas. La Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó ayer la condena de primera instancia. El proxeneta, que ella misma denunció tras escapar del cabaret, ahora estará siete años en la cárcel por "trata de personas agravado por la pluralidad de víctimas".

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego condenó el 30 de noviembre de 2016 a Ivana Claudia García y Lucy Campos Alberca a tres años de prisión en suspenso, pero la Sala II ordenó realizar un nuevo juicio para determinar su real grado de responsabilidad.

"El fallo de la Justicia no cura mis heridas, pero hoy es un día mejor", expresó Alika en diálogo con TN.com.ar. "Con la confirmación de la sentencia, Montoya tiene que ir a la cárcel. Este caso es un ejemplo para las mujeres de todo el mundo, como en Alemania y Holanda, para combatir la trata", proyectó.

Los camaristas Ángela Ledesma, Alejandro Slokar y Ana María Figueroa también confirmaron la demanda civil contra Montoya, García y hasta la Municipalidad de Ushuaia: cada uno deberá indemnizar a Alika con $ 780 mil pesos por los daños causados.

"Terapia para mí y para mis hijas. Eso es lo que voy a hacer con la plata", imaginó Alika. "La justicia real habría sido que mis hijas no tuvieran que quedarse sin su mamá por esta red de trata", lamentó. Una de las chicas levanta otra de sus banderas: el aborto legal, seguro y gratuito, uno de los proyectos que este año se debate en el Congreso.

De esta manera, es la primera vez que una víctima de trata de personas con fines de explotación sexual logra condenar a su proxeneta y también al Estado, en este caso por haber habilitado el cabaret en el que fue tratada, como puntualizó la jueza Figueroa, "un cuerpo para ser explotado sexualmente".

Alika, desde que el 9 de octubre de 2012 escapó de la red de trata, no para. Ahora sabe que concientizar no es suficiente. "Hay que combatirlo", insistió. En la Universidad de San Martín (Unsam) organiza un programa sobre la problemática de la trata. Y, entre borradores, tiene proyectos para escribir un libro y hasta llevar su historia al cine.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS